Ron Ridenour
RONRIDENOUR.COM


 
Portada
Sobre Ron Ridenour
Artículos
Temas
Libros
Enlaces
Buscar
Contacto
 
Dansk
English
 
 

 

 

Cambio de política con Cuba sirve a los intereses estadounidenses

[23 de deciembre, 2014]

Los Estados Unidos de América, el policía mundial, está “cambiando su relación con el pueblo de Cuba”, según dijo el presidente Barack Obama. Con el anuncio del restableciemiento de las relaciones diplomáticas, después de que John F. Kennedy las rompiera el primero de enero de 1961, necesitamos evaluar lo que hay detrás del telón, lo que es positivo y lo que es negativo.

Me siento obligado a brindar mi opinión sobre esta nueva política después de tener a Cuba en mi corazón durante cinco décadas, desde que realicé mi primera protesta durante la invasión a la bahía de Cochinos en abril de 1961, y después de vivir allí y trabajar para el Gobierno cubano desde 1987 hasta 1996.

Lo positivo

1. Los valientes y patrióticos Cinco Héroes lograron salir de las prisiones estadounidenses y de sus celdas de torturas y se reunieron con sus seres queridos en su patria.

2. Obama involuntariamente reconoció que Cuba no es un país terrorista cuando le pidió a su secretario de Estado John Kerry, un arrepentido antiguo criminal de guerra en Vietnam, que reconsiderara la designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo. Estados Unidos sabe bien que Cuba nunca ha apoyado el terrorismo ni lo ha practicado, evidentemente es Estados Unidos el estado terrorista de todos los tiempos.

3. Obama también admitió que Cuba no tortura a su pueblo, incluido los prisioneros, como sí hace Estados Unidos, cuando dijo que “ningún cubano debería ser perseguido, arrestado o golpeado”. Estas medidas no constituyen torturas, aunque las autoridades cubanas hayan perseguido o golpeado a algunas personas. Se puede decir que esto está mal, pero no es tortura.

El 17 de diciembre, solo unos días antes del discurso de Obama, el Senado discutió un reporte de cómo la CIA ha torturado personas en muchos países, incluida la base militar de Guantánamo, enclavada en territorio cubano, en un pedazo de tierra que robaron a la Isla en 1898, y todavía nadie ha sido llamado a responder por estos actos. Imagínense esta situación, pero al revés. Imaginen que Cuba roba un pedazo de territorio a Estados Unidos y coloca ahí una base militar y después lleva gente ahí proveniente de diferentes países sin realizar ningún proceso judicial, los mantiene confinados durante años sin otra alternativa y los tortura una y otra vez.

Golpizas en los “sitios oscuras”, como ellos mismos lo llaman o la actuación en cárceles secretas en países con los que Estados Unidos ahora está en guerra (Siria, Libia), era juego de niños. Estos líderes de la democracia y de los derechos humanos metían palos de escobas por el ano, usaban la técnica del submarino o del casi ahogamiento, las violaciones sexuales y otros tipos de malos tratos, incluyendo la destrucción del recto, la imposibilidad de dormir durante varios días, mantener el cuerpo suspendido, sin poder tocar le suelo, y con las manos amarradas por encima de la cabeza durante días, la exposición constante a ruidos extremadamente altos, la amenaza de torturar o asesinar a los hijos y a los padres de los prisioneros… y eso es solo lo que se ha admitido.

Estados Unidos ha acusado constantemente a Cuba de torturar a su pueblo, pero nunca ha podido mostrar evidencia alguna. Sin embargo, durante 200 años él sí ha torturado a cientos de miles de seres humanos, incluidos sus propios prisioneros. Incluso lleva a cabo entrenamientos de tortura al personal militar latinoamericano en una base en Fort Benning, Georgia, la llamada Escuela de las Américas.

Lo Negativo

1. El gobierno de Estados Unidos comprendió que la revolución socialista en Cuba está muerta. La población se alimenta con frases revolucionarias vacías provenientes de la burocracia. La gran mayoría de la gente está tan desanimada por la falta de un socialismo real, lo que implica una democracia participativa verdadera, que lo que buscan es lo que la mayoría de las personas en el mundo de la desilusión desean: consumismo y cada hombre o mujer luchando para sí mismo. Así que Obama puede decir fríamente: “Estoy seguro que a través de una política de aproximación podemos mantener nuestros valores de forma más efectiva y ayudar al pueblo cubano a que se ayuden ellos mismos mientras se adentran en el siglo XXI”.

2. Los capitalistas estadounidenses desean levantar el bloqueo para poder obtener ganancias. Rockefeller y muchos otros grandes o medianos capitalistas durante mucho tiempo han dirigido una asociación que busca poner fin al bloqueo impuesto a la Isla.

3. El Gobierno burocrático cubano también desea acabar con el bloqueo y así continuar evitando un avance hacia la revolución permanente que comenzó en sus inicios, y que requeriría implementar mecanismos para dar el poder de decisión al pueblo, y que se apoderen de la economía aquellos que producen y que brindan servicios, para poco a poco ir eliminando una dirigencia elitista.

4. Cuba se encuentra en una carrera de retroceso hacia el capitalismo, incluso al neoliberalismo. Lo que se puede esperar con este cambio de política de Estados Unidos es que la Isla continuará echando para atrás, suplicando comerciar con las corporaciones estadounidenses belicistas, capitalistas e imperialistas y su Gobierno. Un programa verdaderamente socialista entre Cuba y la ya silente alianza del ALBA (Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y tres islas del Caribe) está básicamente puesto en desuso.

Como Paul Craig Roberts escribió (http://dissidentvoice.org/2014/12/regime-change-in-cuba/):

“La normalización es el resultado de la búsqueda de oportunidades en Cuba por parte de las corporaciones estadounidenses, tales como desarrollar el mercado de acceso a la Internet de banda ancha. Con la normalización “llega dinero estadounidense y un embajada americana. El dinero estadounidense invadirá la economía cubana. La embajada será una guarida para el funcionamiento de la CIA para subvertir al Gobierno cubano. La embajada proveerá una base desde la cual Estados Unidos puede establecer organizaciones no gubernamentales, cuyos miembros inocentes podrán ser llamados a protestar en la calle en el momento adecuado… La normalización de las relaciones significa un cambio de régimen en Cuba."

Roberts fue un antiguo asistente del secretario de tesoro del Gobierno de Estados Unidos. Y eso que le dice es lo que debería de preocupar a los amigos de la solidaridad con Cuba, en lugar de llamar a los colaboradores para agradecer a Obama, líder del estado más terrorista en la historia de la humanidad.

http://www.havanatimes.org/sp/?p=101876#sthash.CvZ50V6P.dpuf


Copyright © 2006-2012 Ronridenour.com