Ron Ridenour
RONRIDENOUR.COM


 
Portada
Sobre Ron Ridenour
Artículos
Temas
Libros
Enlaces
Buscar
Contacto
 
Dansk
English
 
 

 

 

Lo que puede traer las reformas cubanas
[9-12-10]

O tra vez los cubanos enfrentan un debate nacional sobre la política después que el Partido Comunista publicó 291 propuestas en 12 categorías económicas y sociales en noviembre de 2010. La pregunta clave es si la discusión de los 800,000 miembros del PCC, y los no-miembros, puede afectar la política que van a aprobar en el VI Congreso del PCC en abril de 2011. No hay un mecanismo que asegure eso en el documento de 32 páginas.

La esencia de esos lineamientos -con meta de incrementar la eficiencia y la producción, y eliminar el déficit de la balanza de pagos, la balanza comercial de pagos, y pagar la deuda externa ($20 millar de millones) -es reducir el papel del Estado, otorgar más autoridad a los gobiernos locales y a los centros de trabajo, aumentar los impuestos y otros ingresos, eliminar o reducir las gratuidades y subsidios, y “aligerar la carga al Estado en algunos servicios”.

Habrá más “empresas de capital mixto, las cooperativas, los usufructuarios de tierras, los arrendadores de establecimientos, los trabajadores por cuenta propia [en 178 áreas] y otras formas”, y más integración con los países vecinos, sobre todo, con los del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América).

Sin embargo, el documento mantiene que la política económica se corresponderá “con el principio de que sólo el socialismo es capaz de vencer las dificultades y preservar las conquistas de la Revolución” y que en las reformas “primará la planificación y no el mercado”.

El Estado continuará siendo el centro de planificación económica usando el sistema presupuestado, mientras las empresas tendrán más flexibilidad con sus financiamientos y plantillas. Por primera vez habrá pequeñas empresas, como en Gastronomía, que pueden emplear a personas que no son de la familia.

Los ciudadanos han tenido la oportunidad de discutir la política nacional (no la internacional) varias veces en este medio siglo de Revolución Cubana, pero los resultados han sido consultivos en vez de ser decisivos -con la excepción del proceso de adoptar la Constitución revolucionaria, en 1976, y modificarla, en 1992. Hace tres años, un poco después que Raúl Castro asumió el poder principal, había una discusión nacional sobre el futuro de la Revolución. Millones de cubanos contribuyeron con sus ideas, pero no había un mecanismo para implementar nada.

Yo participé en la discusión preparativa al Cuarto Congreso del PCC, en 1991, cuando trabajé como marinero mercante voluntario en un tanquero cubano descargando petróleo en Santiago de Cuba. Los marineros propusieron dos resoluciones sobre la democratización del proceso de toma de decisiones y en los medios de comunicación. La mayoría de ellos dijeron después que era una pérdida de tiempo. Efectivamente sus inquietudes no produjeron resultados, pero el Partido escuchó algo más de un millón de quejas y propuestas.

En la primavera de 1994, la Asamblea Nacional lanzó el “parlamento obrero” para discutir la política económica. El entonces líder nacional de la CTC, Pedro Ross, dijo que estas discusiones formarían la base para la aportación permanente de los trabajadores con el objetivo de “buscar e implementar soluciones” para “incrementar la eficiencia y la producción”. Sin embargo, ni la aportación trabajadora ni la eficiencia y la producción han logrado niveles aceptables.

En términos generales

Veo aspectos positivos y preocupantes en los lineamientos. Primero, esbozo puntos mayores y luego profundizaré en cada renglón.

Las metas positivas son aquellas que tienen como objetivo lograr auto-suficiencia en alimentación; la eliminación de la dualidad monetaria para que todos puedan comprar toda la oferta de suministros; descentralización del proceso de tomar decisiones y mayor uso del presupuesto de los gobiernos locales y las empresas. Además, incluye la admisión de demasiada dependencia importadora y de capital extranjero, la necesidad de reducir los gastos excesivos y derroches, de fortalecer el papel del trabajo en el desarrollo de la sociedad y a la satisfacción de las necesidades personales, y eliminar las “plantillas infladas” y que las empresas no operen con pérdidas.

Entre las desventajas hay varias propuestas que acentúan la dependencia mono-cultural, empresas mixtas con inversión de capital extranjero, la dualidad monetaria, la desigualdad de clases -medidas éstas vistas como temporales durante el inicio del periodo especial (1990-96). Muchos analistas, incluyendo yo cuando trabajé en Cuba (1988-96), expresaban la preocupación de que estos repliegues podrían ser permanentes (1). Estos temores, claro, hoy en día se han profundizado y arraigado.

La mayor carencia en estas propuestas es la falta de proponer la transferencia del poder hacia la clase trabajadora (democracia verdadera), en lo cual los trabajadores dirigen verdaderamente el Estado y la economía. Hay una desenfrenada desmoralización-apatía-cinismo-alienación producto de un hurto epidémico en centros de trabajos y almacenes del Estado para satisfacer las necesidades, y un mercado negro omnipresente. La mayoría no tienen suficiente alimentación y elementos de consumo esenciales precisamente porque los trabajadores tienen sueldos demasiados bajos y no tienen poder real. El hurto generalizado y la corrupción de muchos oficiales del Estado y en la burocracia, junto con esta desmoralización, muestran que la Revolución está estancada y al punto de auto-destrucción.

Hay algunos artículos publicados por escritores izquierdistas sobre discrepancias económicas y políticas cubanas, la mayoría hechos por no-cubanos, quienes en gran medida apoyan el socialismo. Los medios cubanos no publican críticas así de no-cubanos o de cubanos -con la excepción de Fidel y Raúl. (Ver especialmente el discurso “auto-destrucción” de Fidel en la Universidad de La Habana, 17/11/05, y el de Raúl, el 26/07/07.)

Sin embargo, un prominente economista cubano, Esteban Morales, quien también es un investigador destacado de relaciones raciales en Cuba, escribió recientemente un artículo crítico desde la perspectiva socialista izquierdista, “Corrupción: ¿La verdadera contrarrevolución?”. Fue publicado fuera de Cuba, pero luego publicado en la página web de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), retirado poco tiempo después cuando el Partido expulsó a Morales por su crítica, y fue reinsertado más tarde.

A algunos líderes no les gustó que Morales dijera que la corrupción de algunos oficiales del gobierno es “mucho más peligrosa que la llamada disidencia interna” y considera la extensión del fenómeno como “la verdadera contrarrevolución, la que más daño puede hacer” porque está dentro del aparato del Estado, “que realmente maneja los recursos del país”. (2)

Expulsar a un miembro de tantos años por esa crítica es afirmar el punto de vista general que cubanos de a pie no pueden tener influencia real. Esto no trae buenos presagios para la discusión del venidero Congreso de PCC.

Otro problema es que muchos economistas de alto rango proponen un así llamado “socialismo de mercado” creyendo que la solución de la escasez es más inversión capitalista y precios de oferta-demanda. Y en los lineamientos hay propósitos orientados en esta dirección, junto con otros que dicen que será auto-gestión socialista en algunos centros de trabajo pero, en mi opinión, pudieran convertirse en relaciones productivas de competición de la pequeña burguesía con mentalidades individualistas, la creación de trabajadores-capitalistas, igual como hizo en Polonia el sindicato “Solidaridad”.

Si uno es pagado según lo que produce y vende, como proponen, los trabajadores del níquel o de la caña podrían ser más pobre que los trabajadores de los cítricos, por ejemplo, según el ciclo endémico inevitable del capitalismo global con sus cambios de precios. Así el principio principal de solidaridad e igualdad está seriamente en peligro de nuevo.

La continuada dependencia del comercio extranjero de tipo capitalista y del turismo también limita las inversiones en la agricultura y en otros bienes necesarios para la población.

Lo que es más, los propósitos no abarcan el comercio específico con los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de América), aunque hay una declaración vaga de que el ALBA es una prioridad. Con la excepción de Venezuela, hay poco comercio del ALBA y es mucho mayor con economías y gobiernos puros capitalistas, incluso con EEUU, que es el exportador número uno de alojamientos hacia Cuba (25-30% de todo el consumo) y el número cuatro de los importadores que venden a Cuba.

Doce Lineamientos Mayores

1. Modelo de Gestión Económica

Los líderes del Partido Comunista proponen la continuación del sistema presupuestado socialista mientras permiten la flexibilidad con “nuevas formas de gestión”: capital mixto, cooperativas, los usufructuarios de tierras, los arrendadores de establecimientos, los trabajadores por cuenta propia y “otras formas que pudieran contribuir a elevar la eficiencia del trabajo social.”

Algunos elementos incluyen “mercados de aprovisionamiento que venden a precios mayoristas y sin subsidio”; las empresas pueden “decidir y administrar su capital de trabajo e inversiones hasta el límite previsto en el plan” y las nuevas reglas; firmas que consecuentemente operan con pérdidas pueden ser liquidadas; los ingresos de algunos trabajadores serán basados por resultados y no sueldos fijos; después de pagar impuestos y costos de producción las empresas podrán “crear fondos para el desarrollo, las inversiones y la estimulación a los trabajadores”; los precios podrán ser flexibles y transparentes, y se permitirán “realizar rebajas”.
Las cooperativas pueden “realizar ventas directas a la población”, evitando así a Acopio como el intermediario, que causa atrasos, pérdidas y hurto. ¡Esta medida tiene que tener prioridad!

Mis preocupaciones sobre este modelo son: ¿de dónde vendrán los bienes suficientes para los mercados mayoristas para que se puedan vender a todas las formas de producción? ¿Cuánto peso va a tener los trabajadores de verdad en las empresas? ¿Quiénes serán los directores-jefes y cómo serán seleccionados?


2. Políticas Macroeconómicas

Las metas generales son: equilibrar el presupuesto del Estado; lograr el equilibrio externo, reducir las subvenciones; “avanzar hacia la unificación monetaria”; obtener mayores impuestos basados en los ingresos.

Parece existir una contradicción entre el propósito 62, que quiere mantener la centralización de precios, y lo contenido en el 23, que da flexibilidad de precios y rebajas a las empresas.

La unificación de las dos monedas es una meta, pero dependerá “de los incrementos de la productividad del trabajo”, algo que no está garantizado. La situación discriminatoria de hoy pudiera continuar indefinidamente.

3. Política Económica Externa

La meta es exportar más e importar menos. Está escrito en la introducción de los lineamientos, pues “entre 1997 y 2009 las variaciones de precios en las exportaciones y las importaciones produjeron una pérdida neta para el país por 10 mil 149 millones de pesos…”, cerca del 10% del PIB. No está claro cómo el Estado juzga el valor de sus pesos cuando imprimen figuras de PIB y presupuesto pero creo que es 1-1 con el dólar EEUU. La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) no explica los valores monetarios pero el Factbook de la CIA calcula en dólares las estadísticas cubanas. Para 2008, se atribuye (sin fuentes) que las exportaciones fueron $3.68 mil millones y las importaciones fueron $14.25 mil millones -un desequilibrio de casi $9 mil millones, que es casi lo que Cuba reporta, es la diferencia en 12 años.

Las importaciones cubanas vienen primero de Venezuela (31%), seguido por China (10%), España (9). Las exportaciones van principalmente a China (25%), Canadá (20%), España (7%) y los Países Bajos (4.5%). Aunque parezca mentira, el 6% de todas importaciones vienen de EEUU que oficialmente mantiene el bloqueo, pero desde 2000 se vende comestibles y medicinas solamente por adelantado en efectivo. Esto pone a Cuba en un riesgo de su seguridad por la dependencia del capricho de su enemigo principal.

Cuba sigue su política dependiente de exportaciones para su crecimiento principal. Sus prioridades son: níquel, azúcar, petróleo (¿), alimentos (¿), café, cacao, mariscos (propósito 71), y tabaco. Toda esta dependencia en la economía mono-cultural de exportación entra en el juego del mercado vulnerable de capitalismo global. Además no tiene sentido exportar petróleo y alimentos cuando importan ambos -hasta 80% de sus comestibles son importados y una parte de lo que se cosecha en Cuba va al turismo. Una exportación más sana es su excelente biotecnología.

Aparentemente no van a cambiar la Ley 77 (inversión extranjera) el capítulo III, del régimen de zonas francas y parques industriales, donde no hay impuestos de productos importados y exportados o con la fuerza de trabajo, como en muchos países subdesarrollados capitalistas.

Los propósitos 107-108 subrayan la participación con el ALBA y “la integración económica con América Latina y el Caribe”. Pero no hay propuestas específicas. La mayoría del trueque cubano es en “capital humano”, o sea los médicos, maestros, técnicos, instructores de deporte, mientras Cuba obtenga petróleo de Venezuela. Cuba envía capital humano también a otros países en América Latina y muchos otros. Esto es internacionalismo positivo. A la vez, hay reducciones en servicios de bienestar para los cubanos porque hay menos profesionales en el país.

El comercio entre los grandes países del ALBA (Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia) era $6.5 mil millones, en 2009. El sitio web, “Information export support” dice que cuando Cuba y Venezuela empezaron la Alianza, en 2004, su intercambio tenía valor de $1.5 mil millones (3). Ahora el ALBA tiene su propia moneda para transacciones, el Sucre, que aumenta su valor y se cambia a $1.25.

Según un estudio conducido por Larry Catá Backer y Augusto Molina, “Globalizing Cuba: ALBA and the construction of socialist global trade systems” -presentado en Queens Unversity, Ontario, del 7al 9 de mayo de 2009 -seis países del ALBA han establecido una red para el comercio de alimentos y un fondo para seguridad alimenticia, en febrero de 2009, pero Cuba no está. Sin embargo, Cuba contribuye principalmente con la ideología para el ALBA (4).

4. Política Inversionista

No hay nada nuevo y nada a añadir a mi esbozo general. Un fallo es que no subrayan, ni hablan de inversiones y tecnología para manufacturar productos en la nación de sus propios recursos naturales. Esta ha sido por siglos una esencia en las relaciones colonialistas e imperialistas entre los mundos “primero” y “tercero”, y una parte de las relaciones entre la URSS y Cuba también. Aunque Fidel ha hablado de este desequilibrio varias veces en el pasado, nada parece haber cambiado en la práctica. Yo creo que Cuba podría escuchar, al comenzar los cambios en esta área, al Presidente Evo Morales, quien recientemente dijo que con las reservas de litio en Bolivia van a fabricar productos solamente en el país y no será exportado.

5. Política de Ciencia, Tecnología e Innovación

Siguen las políticas actuales con una prioridad nueva: las investigaciones, que podrían reducir los efectos negativos del cambio climático.

6. Política Social

“Continuar preservando las conquistas de la Revolución” en las áreas de bienestar mientras disminuyen los “gastos excesivos”. El Partido también quiere “rescatar el papel del trabajo como vía fundamental para contribuir al desarrollo de la sociedad y a la satisfacción de las necesidades personales”. Esto significa también eliminar el hurto, el jiñeterismo, y la excesiva dependencia de remesas.

Quieren “fortalecer el papel del profesor frente al aula (135). Pero no dicen nada si los profesores pueden decidir más sobre qué los estudiantes leen y discuten.

El propósito 143 dice “potenciar la calidad del servicio que se brinda” en salud mientras eliminan “gastos innecesarios”. No toman en cuenta que los médicos en misiones ganan mucho más que los que se quedan en Cuba. Esta dicotomía es un dolor mayor.

El propósito 152 llama a “generar nuevas fuentes de ingresos” en áreas culturales. ¿Pero significa eso la continuación del enfoque de la “nueva crítica”, que desprenda valores y análisis revolucionarios? Como escribió James Petras: “La amenaza más clara para Cuba es desde adentro como se ve en el declive de producción cultural revolucionaria.” El resume como de pósteres a películas y libros, los líderes culturales ignoran valores de solidaridad desde los tiempos de la guerra contra Vietnam y las guerras en el sur de África.

No se ha hecho “ni un documental sobre las luchas mundiales históricas de las resistencias iraquí, afgana, somalí contra las guerras imperialistas dirigidas por Estados Unidos; la lucha guerrillera colombiana contra el escuadrón de la muerte `(democracia) y la lucha de las masas negras de Nueva Orleans contra la erradicación capitalista de sus casas, escuelas y hospitales.”

“La nueva literatura de Cuba -con su rechazo del realismo socia- contiene estereotipos raciales y sexuales…Uno se forma la opinión cuando mira, escucha y lee producciones contemporáneas cubanas que no quedan más revolucionarios honestos en Cuba,” dice Petras. (5)

El propósito 154 llama a “disminuir la participación relativa del Presupuesto del Estado en el financiamiento de la seguridad social” y “seguir extendiendo la contribución de los trabajadores” estatales y privados. ¿Cómo puede ser? Uno de los pilares del bienestar social que la Revolución socialista brindará ahora estará condicionada, en parte, por impuestos pagados por trabajadores mal pagados. Hasta ahora una parte de los “ingresos” ha sido el acceso gratis a tratamiento sanitario y educación, y precios subsidiados para necesidades como comestibles y ropa. Y además quieren eliminar la libreta que todavía existe para algunos alimentos a precios bajos (162). Estas reducciones significan, en efecto, que los ingresos reales bajarán.

¿Y de dónde vendrá la comida para los más pobres, sobre todo, los jubilados? Los alimentos en venta en los mercados, incluso los controlados por el Estado, están demasiado caros para una gran parte de la población. ¿No va a resultar en aún más frustración, más hurto, y dependencia en remesas? ¿Tiene que huir más gente de la patria a países capitalistas para que puedan enviar dinero para que sus familias puedan comer?

El Estado promete incrementos de sueldo, primero para los que trabajan donde se opera en CUCs y luego campesinos y cooperativistas cuando incrementen la producción. Pero trabajadores frustrados y con hambre NO van a producir más hasta que se pagan y se tratan mejor. Ellos/ellas estarán aún más enojados y más abiertos a la corrupción.

7. Política Agroindustrial

La meta principal declarada es terminar con el ciclo de dependencia alimentaria y equilibrar la balanza entre exportación-importación. Van a usar nuevos métodos de gestión, ya comentado. Deberían obtener “una mayor autonomía los productores”. ¿Pero esta autonomía es para dirigentes o todos los trabajadores? También quieren hacer precios según el mercado de oferta-demanda, como norma (177) y acabar con los subsidios.

¿Por qué no se pueden bajar los precios según las relaciones socialistas de producción tomando en cuenta los sueldos de los trabajadores y en relación con el consumo necesario?

Mientras hablan de incremento de la producción nacional la mitad de la tierra arable es todavía ociosa. Fidel y Raúl han hablado sobre este dilema por años, pero Cuba socialista ha importado la mayoría de sus alimentos, primero desde la Unión Soviética y COMECON y luego desde países capitalistas. ¿Por qué sigue esta incompatibilidad?

Raúl Castro reportó, el 27 de julio de 2009, que desde la nueva política de 2008 de permitir más tierras en usufructo, que el Estado había entregrado 690,000 hectáreas a 82,000 aplicaciones de los 110,000 pedidos. Esto significa el 39% de las tierras ociosas. Cuando él habló estaban ya sembradas una tercera parte de estas tierras. Entonces hay progreso.

Sin embargo, Reuters reportó, el pasado 4 de agosto, que la producción de alimentos había caído 7.5% en la primera mitad de 2010. La caída afectó, sobre todo, el arroz y los frijoles que habían incrementado. El 70% del arroz es importado de Vietnam, frecuentemente con facilidades de crédito. A nivel global, la producción de comestibles está por debajo los niveles de 2005, y las importaciones también son menos en los últimos dos años debido a la falta de efectivo y crédito. Una razón de esto son las pérdidas severas por los huracanes de 2008 y las sequías de antes.

Mientras Cuba se queja por el bloqueo estadounidense -con la excepción que permite exportaciones a la isla de alimentos y medicinas en esta década -y canta alabanzas sobre la integración con el ALBA, de los primeros diez exportadores de comestibles solamente uno es un país Latinoamericano y este es el capitalista Brasil; no hay ni un gobierno del ALBA en esta lista. (6)

Además mucho de los comestibles son importados desde el territorio del enemigo -cereales, leche en polvo, soya y semillas hasta pollos y carne – y son infestados con organismos genéticos modificados. Ahora Cuba también siembra maíz con semillas OGM.

De todas las contradicciones, la más incomprensible es la relación comercial que la revolucionaria socialista-internacionalista Cuba tiene con el anterior jefe de operaciones europeos de Mossad, el gran sionista israelí Rafi Eitan.

”En 1992, Irving Semmel, un brasilero de negocio exitoso, acercó EITAN con la idea de contratar con Cuba en agricultura, que abarca la cultivación de la más grande plantación de cítrico en el mundo. Después de ganar este contrato, EITAN hizo una sociedad con cuatro otros empresarios internacionales para manejar el negocio. Su asociación, GBM (Grupo BM) se incorporó en Cuba, pero EITAN representa la sociedad en Israel bajo el nombre `Reesimex´. Debido al éxito del negocio y contactos hechos, GBM también ganó el contrato de construir el Miramar Trade Center en La Habana, y un memorial sobre el holocausto en el centro de La Habana vieja.” (7)

EITAN también es dueño, con el gobierno cubano, de la planta de jugo de cítrico más grande del mundo.

“EITAN participó en la planificación secreta e implantación del ataque contra el reactor nuclear Osirak en Iraq, en 1981,” escribió el Ministerio de Relaciones Exterior de Israel. También manejó al espía Jonathan Polland, quien fue condenado en EEUU por espionaje contra EEUU por Israel, que es el único país que siempre vota por el bloqueo de EEUU en contra de Cuba.

Entre 2006 y 2009, EITAN fue miembro del parlamento de Israel y miembro de su poderoso comité de defensa y relaciones exteriores. Como líder del partido de jubilados, GIL, era ministro por los asuntos de los pensionados.

EITAN nunca ha renunciado a su sionismo ni a sus operaciones de muerte desde que se retiró de Mossad.

El propósito 179 llama a “recuperar la actividad citrícola nacional y asegurar la comercialización eficiente de sus producciones en los mercados internacionales.” No hay rechazo a este capitalista-imperialista EITAN. ¿Qué explica Cuba referente a EITAN a sus amigos palestinos, ni mencionar a los iraníes, iraquíes y afganos?

8. Política Industrial y Energética

Hay poca industrialización en Cuba, algo que Che Guevara trató de cambiar sin éxito. Pero con el poco desarrollo que hay las propuestas indican la necesidad de una orientación exportadora mientras se reduzca el componente importador. ¿Pues cómo puede Cuba satisfacer las necesidades de productos industrializados de su pueblo cuando se orienta hacia la exportación y con menos productos importados? Ahora, por ejemplo, es casi imposible encontrar ropa nueva en pesos nacionales (MN) que ganan los cubanos con sus salarios.
El propósito 199 hace un llamado a producciones a pequeña escala, que parece sano. Los líderes también planifican más producción de materiales de construcción; más petróleo y gas -que abarcan el 90% del uso energético. Habrá más fuentes renovables también: biogás, eólica y hidráulica.

Algo nuevo será la producción de neumáticos, envases y embalajes.

9. Política para el Turismo

No hay cambios en la dirección; más de lo mismo. En 2009, 2.4 millones de turistas visitaban Cuba, casi igual que en 2008, pero gastaban 12% menos, por unos $2 mil de millones, debido a la crisis económica global. Veinte mil eran visitantes a clínicas de salud.

El “turismo de apartheid” (mal dicho) es mucho menos ahora con reglas que permiten a cualquier persona en los hoteles y playas si tiene la plata dura. Hoy, los pocos burgueses nacionales pueden hacer fiesta al lado de extranjeros, incluso con los cubanos quienes “escaparon” a Miami. Esta política elimina la discriminación de nacionalidades anteriormente pero fortalece la desigualdad entre cubanos, gran parte de los cuales no ganan lo suficiente en un año para pagar una noche en estos hoteles de lujo.

Lo peor es que con tantas inversiones y atención de personal en turismo los valores revolucionarios han estado distorsionados permanentemente para muchos. Y productos nacionales, sobre todo de alimentos, han sido desviados de la población para los turistas. Esto es, tal vez, imposible de calcular en dinero, pero muchos de los ingresos en divisas por el turismo en Cuba tienen que ser usados para importar comida para la población.

10. Política para el Transporte

No hay nada nuevo en esta dirección aquí. Aparentemente, Cuba sigue importando transporte desde China. Pero en el área portuaria el Partido propone inversiones para mejorar “la eficiencia en las operaciones de carga y descarga”. Como un anterior marinero mercante voluntario yo aplaudo esta iniciativa. Los estibadores cubanos están (o eran) entre los más lentos en el mundo, algo que irritó a los marineros y capitanes, y subió los costos marítimos.

El sistema inadecuado de transportación generalmente, con sus averías y falta de reparaciones, es causa de que muchos lleguen tarde o no lleguen a su trabajo o universidad. Hay un ciclo sin fin de producción y servicios asociados con el transporte inadecuado.

11. Política para las Construcciones, Viviendas y Recursos Hidráulicos

El Partido promete, de nuevo, más construcción de viviendas, en parte, “empleando sistemas de pago por resultados” y poniendo doble turnos.

Cuba nunca ha tenido suficientes viviendas para todos. Los gobiernos pre revolucionario y revolucionario han aceptado que demasiada gente vive bajo un mismo techo -tres generaciones no es inusual. Pero los jóvenes, sobre todo, los que quieren casarse y tener hijos, están desmotivados por esa “costumbre”. Tampoco estarán contentos con el propósito 270 que considera la construcción de campos de golf, marinas y Spas y otra infraestructura del turismo. Esto desvía recursos y mano de obra que pudieran usarse en construir viviendas nacionales.

La falta tradicional de viviendas y las condiciones deterioradas de muchas ha sido agravado por los frecuentes y fuertes huracanes en los últimos 12 años. Los 16 huracanes han costado $20 mil millones en pérdidas, y los tres de 2008 dejaron la mitad de eso.

El Ministerio de la Construcción, aparentemente, no prevé que pueda satisfacer las necesidades de la población, entonces el Partido va a permitir “nuevas formas organizativas en la construcción” (272), como “cooperativas y el contratista como trabajador por cuenta propia.” El pago, supuestamente, será en CUCs, que solamente una minoría pequeña tiene para construcción de viviendas.

El propósito 273 permite “la comercialización de materiales de construcción”. ¿Significa eso también precios en CUCs?

El propósito 278 necesita una explicación. Se habla de “fórmulas flexibles para la permuta, compra, venta y arriendo de viviendas…” ¿Significa eso que van a cambiar el estándar tradicional socialista de no permitir la venta de propiedad, hecho para evitar especulación y desigualdades en relaciones de propiedad?

Tienen que construir nuevas redes hidráulicas y reparar muchas de las existentes. Uno de los aspectos más frustrantes para mí cuando viví en Cuba era ver tanta pérdida de agua potable. Eso por falta de equipos, repuestos y hasta arandelas y la indiferencia de casi todo el mundo que deja el agua correr por llaves y tubos sin pensar en recursos y pérdidas innecesarios. Estaba asustado a leer de la magnitud de despilfarros -“Actualmente se pierde el 58% del agua que se distribuye”, aseguró René Mesa Villafaña, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos. Me impresionó que este dato fuese publicado en “Granma”. (8)

Entonces, los líderes del PCC proponen (282) “propiciar una cultura para el uso racional del agua…, así como reducir paulatinamente el derroche en su uso.” Yo pregunto: ¿Por qué hay una cultura de derroche? ¿Es porque existe desenfrenada apatía y enajenación?

“El freno mayor que hemos tenido ha sido el miedo a que cualquier aspecto formal nos separe de las masas y del individuo, nos haga perder de vista la última y más importante ambición revolucionaria que es ver al hombre liberado de su enajenación,” escribió Che Guevara (9).

12. Política para el Comercio

Los líderes del Partido proponen “una reestructuración del comercio, tanto mayorista como minorista.” Servicios no-estatales de comida serán fomentados. Quieren diversificar las calidades y surtidos de los productos y servicios. Cuando logren la unificación monetaria, las diferencias en la oferta deberían desaparecer.

¿Pero de dónde va a venir toda la riqueza para estas operaciones? Parece demasiado inflado y orientado hacía el consumismo también. No hay necesidad para que haya diez diferentes marcas de papel higiénico en tiendas, por ejemplo, si es una idea.

Conclusión:
El poder de La clase trabajadora es el único futuro para el socialismo

No estoy solo en mantener que no se puede construir socialismo verdadero sin el poder de la clase trabajadora, y el socialismo a medias fracasará, como hemos visto en la mayoría de los países que han intentado.

El poder de la clase trabajadora debería incluir comités de vigilancia con plantilla de trabajadores actuales. Los miembros no deberían ser permanentes, sino rotarse. Yo apoyo totalmente lo que escribió James Petras:

“Una nueva política de ingresos en sí mismo puede contribuir a incrementar incentivos de productividad si está combinado con elevada participación directa de todos los trabajadores en la organización y administración de los centros de trabajo como también en la apertura de múltiples espacios para discutir la reestructuración de la economía.”

“Lo que requiere reforma, sobre todo, es un nuevo sistema de responsabilidad pública basado en una contabilidad de autoridades independiente, comisiones de vigilancia [supervisión] de consumidores y de trabajadores con el poder de `abrir los libros´”.

“El control por los trabajadores y profesionales no eliminará la corrupción totalmente, pero desafiarán a las autoridades por vía de revisiones independientes periódicamente…Elevada responsabilidad entre la dirección es necesaria, pero no suficiente. Tiene que tener control y vigilancia por comisiones autorizadas desde abajo y por una oficina paralela de contabilidad general… un nuevo sistema de representantes elegidos que supervisen el reparto del presupuesto a los varios ministerios y que tendrán el poder de convocar a oficiales responsables a audiencias televisadas para hacer una contabilidad rigurosa,” dice Petras (5).

Cuando los organizadores revolucionarios, comunistas, anarquistas dedicados a las luchas de trabajadores en el capitalismo uno de sus mejores argumentos -cuando los empleadores niegan sus demandas porque, como se dice, no es posible económicamente -se “abren los libros”. ¿Entonces cuando ahora se dice que los trabajadores tienen su propia economía, su propio gobierno, su propio Estado Marxista cubano por qué no se pueden ver los libros?

Cuando empecé a citar el discurso de Fidel, lo de 17/11/05 -“este país puede autodestruirse por sí mismo…y sería culpa nuestra” -muchos activistas izquierdistas de solidaridad con Cuba no cubanos me consideraron demasiado crítico, hasta bordeando en traición. Hoy en día debería ser obvio a casi todos que el deterioro interna -físico, emocional, ideológico- ha crecido tanto que no se puede negar.

Concluyo con otra cita del abuelo de la Revolución:

“El capitalismo tiende a reproducirse en cualquier sistema social, porque es parte del egoísmo y los instintos del hombre. A la sociedad humana no le queda otra alternativa que superar esa contradicción, porque de otra forma no podría sobrevivir” (10).

Notas:

1. Ver mi libro, “Cuba at the Crossroads”, Infoservicios, Los Ángeles, California, 1994.
2. http://www.uneac.org.cu/index.php?module=noticias&act=detalle&tipo=noticia&id=3123 [1]

3. http://www.export.by/en/?act=news&mode=view&id=21977 [2]
4. http://lanic.utexas.edu/project/asce/pdfs/volume19/pdfs/backermolina.pdf [3]
5. “Cuba: Continuing Revolution and Contemporary Contradictions”, 12 de agosto de 2007. La traducción es mía.
6. http://www.fas.usda.gov/itp/cuba/CubaSituation0308.pdf [4]
7. http://en.wikipedia.org/wiki/Rafi_Eitan [5] –traducción mía.
Ve Gideon Alon, “Just a Farmer in Cuba”, como citado en (5). Ve también mi libro, “Cuba: Beyond the Crossroads”, Socialist Resistance, 2007, p. 7
http://www.mfa.gov.il/MFA/Government/Personalities/From+A-Z/Rafi+Eitan.htm [6]
8. “En este proceso quien decide es el pueblo,” 16 de noviembre de 2010, aseguró René Mesa Villafaña, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos,
9. “El Socialismo y el hombre en Cuba”, Marcha, semanario de Uruguay, el 12 de marzo de 1965.

10. “La Ley de la Selva”, 11 de Octubre de 2008.

Publicado en Havana Times, 9/12


Copyright © 2006-2012 Ronridenour.com